rss twitter facebook
Historias

Melissa Trouyet Starr

LA BRECHA DIGITAL NO ES SOLO RETÓRICA

Por Melissa Trouyet Starr
10 agosto, 2012

Llevo planeando mi viaje a Chiapas un par de meses, así que ni siquiera la amenaza de posibles lluvias torrenciales provenientes de la cola del huracán Ernesto van a frenarme.

Voy manejando de San Cristobal de las Casas hacia las Cascadas de Agua Azul. Es toda una odisea, pues escasos 150 kilómetros toman más de 3 horas por la mala condición de la carretera. Grietas y camiones que apenas alcanzan los 15 kilómetros por hora frenan la circulación de los angostos dos carriles. Por si fuera poco hay topes cada 150 metros. Después de un rato logro ver la utilidad de dichas inconveniencias: donde hay tope es una oportunidad que tiene la gente de los pueblos de alrededor para venderte un refresco frío o un litro de gasolina. Este último negocio es especialmente lucrativo. En todo el trayecto apenas hay una gasolinera, así que los locales se convierten en pequeños emprendedores en busca de autos secos de combustible. Esto en cualquier otra parte me enfadaría pero al ver la pobreza de la región no puedo más que hacer una mueca quejumbrosa.

Llevo más de 90 minutos sin pasar señalización alguna que nos garantice que vamos por buen camino (¿será esto una metáfora de algo mas profundo?), así que ladeamos en un tope-puesto de Coca Cola a pedir informes.  Al verme disminuir la velocidad, unos cuatro niños de las decenas que pululaban peligrosamente cerca de la carretera se acercan al carro, unos vendiéndonos plátanos y otros demandando que cooperara con un peso.  Pronto es aparente que estas criaturas apenas hablan unas cuantas palabras de español. Me he quedado sin monedas, en un reten informal para la Virgen de Guadalupe, un par de kilómetros atrás, quedó toda mi morralla.

Al ver que no voy a cooperar una niña de unos 8 o 9 años se para frente al coche. Con la mirada estoica se planta ahí, sin siquiera parpadear. No necesita hablar español para hacerme saber que no se moverá  hasta que le compre plátanos o le de dinero. La pequeña se juega la vida parada ahí mientras sus hermanos hacen lo mismo frente a carros que disminuyen la velocidad para librar el tope.

Pasado un par de minutos, finalmente en un instante se suelta la tormenta que viene acechándonos todo el camino. Sin embargo, la niña no se mueve. Permanece estática.

Hace mucho que no presenciaba tal determinación o desesperanza y tras unos minutos las lágrimas me sobreganan.  ¿Que tipo de día a día vivía esta pequeña que la llevo a cementarse? Su mirada me penetra y en un momento de conexión forzada su mensaje silencioso es más que claro.

Finalmente sigo mi camino, y para puntualizar con énfasis la extraña experiencia, unos metros adelante encuentro un letrero protestando en contra de NAFTA, el tratado de libre comercio de América del Norte.

El mensaje era inequívoco. Aun existen regiones de nuestro país donde el tiempo se detiene.  Avance, tecnología, y progreso no son más que retorica.

La brecha digital de nuestro país por preocupante que sea es solo una reflejo de brechas sociales y económicas más profundas. Brechas que no podemos seguir ignorando y que son una llamada de atención a cada ciudadano que habitamos este País nuestro que llamamos México.  Bien dicen que un equipo solo es tan fuerte como su eslabón mas débil…

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>